viernes, 8 de junio de 2012

Conseguir algo verdaderamente importante es prácticamente un misterio de la probabilidad, sin embargo, las menudeces llegan directamente a las manos casi por sorpresa y sin que nadie las haya previamente reclamado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario