martes, 31 de julio de 2012

Pero se disuelve también por la noche

Foto: P.J.H

En la exposición se pone el ojo, el estómago y el recuerdo. Se disuelven durante los meses y los años los rincones del odio y de la felicidad pero se disuelve también por la noche la fortaleza y la ira y sin querer sabemos que la conexión y su precio es alta y necesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario