viernes, 24 de agosto de 2012

Por la página 1

Cuando me senté a su lado apenas quiso mirarme. Sacó el cuadernillo que llevaba en el bolsillo de la camisa y lo puso sobre la mesa. Después me pidió que tomara nota y que no hablase hasta que hubiera acabado de dictarme. Comenzó diciendo que habían dos tipos de ventanas y que él no era partidario de las ventanas cuadradas. Levanté la vista desconcertada y me miró con intención de lanzarme el café hirviendo en el rostro asique no dije nada; con mi caligrafía más ilegible que de costumbre, escribí sin atender demasiado a sus explicaciones. Tras las ventanas vinieron los dos tipos de lámparas y los dos tipos de bolsas para la compra. Yo me pedí otro café pero esta vez con hielo, quedaban solo tres páginas para finalizar el pequeño cuaderno y aún así hube de continuar con la labor automática que me había sido impuesta. Al finalizar el cuaderno, antes de colocar el bolígrafo sobre la mesa de madera, lo miré directamente. Tardó varios segundos en decirme nada, segundos excesivamente largos lo suficiente para entender que la escritura en esa mesa para mí no había finalizado y que cualquier palabra a partir de ahora debía de brotar de mis dedos y ni mucho menos de mi lengua.

 

Me sobren paraules

Se le habla demasiado a quién no escucha y apenas articulamos palabras para los que deben entender nuestro enunciado. No es la incoherencia, es la desconexión de los seres humanos.



miércoles, 22 de agosto de 2012

Lentejas

Madrid 1936. Interior, día, comedor

LUIS: Oye, Dolores, ¿por qué no planteamos eso que me has dicho?
DOLORES: No sé, Luis, no sé, me da vergüenza.
LUIS: Pues no te la ha dado decírmelo a mí.
DOLORES: Veréis, hijos, ahora que no está tu marido, hija, y perdóname Manolita, pero supongo que habréis notado que cada día traigo menos comida a la mesa.
LUISITO: Sí, ayer habían muy pocas lentejas, pero no me extraña, cada vez hay menos comida.

Secuencia fílmica de la película Las bicicletas son para el verano Jaime Chávarri, Novela de Fernando Fernán-Gómez.


P.J.H

miércoles, 8 de agosto de 2012

Escondite

P.J.H

Prefiero quedarme detrás donde aún puedo ver que girar a la derecha y quemarme. No es que tenga miedo al sol o al fuego sino ¿qué es del camaleón sin la piel?






De pie en la silla al sentarse sobre el suelo

P.J.H

Hay que sentarse tras la carrera, si hay o no hay detalles, es algo que la vista no siempre muestra, algo así como el equilibrio al taparnos los ojos.

jueves, 2 de agosto de 2012

Reins


Some words were never thounght but expressed as it happens to be always my fear. When it comes to feel we should be ready, but we are not; just because we spend our whole life just playing with the language to be completely mute and somehow scared...drawn it! and It will be gone.

Ayudas

Cuando cada noche se acuesta a mi lado tarda cerca de una hora en cerrar los ojos y dejar las horas pasar tranquilas. Las camas siempre han estado juntas y también las dos sillas donde dejamos, cada una, nuestras cansadas ropas y el armario que compartimos. No siempre le resulta fácil tumbarse y con frecuencia espera a que yo llegue del baño para ayudarle a subir las piernas. Después se tapa, inspira y empieza su resumen de cosa diariamente incomprensibles. Entre capítulo y capítulo del libro que leo, asiento, pues ni siquiera espera que yo conteste a sus preguntas, o que responda a sus propias conclusiones, sabe que poco o nada tengo que añadir y sin embargo, si sabe que busco escaparme de las injusticias que desde las siete de la mañana comenzaré a sufrir a pleno sol sin poder quejarme. A veces me pregunto qué hemos ganado los que siempre hemos estado perdiendo, quizá una ilusión, una vana ilusión que hoy sigue atendiendo al fenómeno del espejismo.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Aún así eres



P.J.H

Te espero en el balancín como tantos otros veranos,
espero tu risa y tu ímpetu y también tu genio.
Despierto con tu mirada y tus exclamaciones y no lamento los años.
Es Julio y sé que vienes a pasos cortos y sin dudas.
Está vacío, ¿lo ves? Está vacío para tí.