domingo, 7 de octubre de 2012

De cuando miro al techo

Cuando la acción no toma forma es porque una acción mayor sucede dentro del ser que se presenta inmóvil; esto es, la quietud es en sí acción y movimiento hacia el futuro y en el presente. Nada está jamás quieto ni en tiempo ni en espacio. Tal vez, con suerte, hayan segundos de silencio.







No hay comentarios:

Publicar un comentario