martes, 16 de octubre de 2012

Tempo

Como a sus ochenta años no estaba seguro de tener tiempo suficiente, cambió las pilas a todos los relojes de la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario