miércoles, 30 de enero de 2013

The artist

No me importa. De veras que no me importa no reconocer su cara y mi cara en los espejos, no lo necesito. Hace meses que camino por calles distintas y apenas utilizo ni los espejos ni los retrovisores, como si no existieran, mi mente está llena y tengo miles de imágenes inventadas y de recuerdos. Hay demasiadas cosas para perder el tiempo mirándose sólo por fuera. Aún así, dice el Señor Hays que tengo que observar los círculos rojos que dibuja siempre en el lado derecho de sus cuadros que es ahí donde estoy y donde me encuentro, -tardé algún tiempo en verlo, lo admito- pero, ahora me parecen mios, sólo que yo siempre le digo que no soy un círculo, ni un cuadrado, ni ninguna figura que esté cerrada, quizá una línea infinita, pero no una figura cerrada. Cuando miro las líneas de sus últimos óleos, me pregunto quien más me acompaña en los trazos pero tampoco necesito saberlo, algún día se presentarán sólos... Tengo claro que yo estoy y que él cuenta conmigo y que yo no necesito mirarme en los espejos y retrovisores para saber cómo soy y dónde estoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario