martes, 9 de abril de 2013

Envio postal


Y dejar que se derrame el agua, rápidamente, no salir.
Dejar caer las palabras violentas hasta desinflarse,
- no es lo mismo asentir que pronunciarse-.
Secar las gotas, lentamente, en un agujero arcilloso, sin entrar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario