jueves, 29 de agosto de 2013

Tormentas

" (...) And if the darkness is to keep us apart 
And if the daylight feels like it's a long way off 
And if your glass heart should crack 
And for a second you turn back 

Walk on, walk on 
What you got they can't steal it 
No they can't even feel it 
Walk on, walk on...
Stay safe tonight  (...)"

WALK ON.
U2



Empiezan las maletas de nuevo y llegan las tormentas. Pasar por el tiempo despacio o deprisa da igual, el caso es que pasamos. Cada septiembre es un cambio de estado, un volver a plantearse qué haremos, traeremos o querremos en los desconocidos próximos meses. Las dudas aparecen, los miedos, las palabras que hubiéramos querido decir, las que no nos atrevemos, aquello que si dijimos -y hubiéramos querido evitar-... y persisten en los dedos, los recuerdos se agolpan sin clasificación de grises, negros o blancos. También empaquetamos a los amigos y a una perfecta familia en su imperfección, las experiencias, los abrazos, la felicidad de momentos de nada recubiertos de tranquilidad, de abrazos, de tener por delante todo el tiempo del mundo, sin saber cuánto es realmente este. Vuelve la lluvia y ésta no molesta, sólo avisa. Avisa de que hay que digerir antes de continuar. En medio de la tormenta, apareces tú y el otro tú... y aparezco yo y el yo que quedó parado en el camino, o el que decidió seguir adelante en otra dirección. Todos juntos han de convivir para cerrar la mochila y preparar el pasaporte y hay que doblarlos en equilibrio y aceptar. La certeza de que nada es seguro es la única que llevamos en las manos y no pesa, pero asusta. 




martes, 27 de agosto de 2013

Antes del anochecer


El tiempo como consecuencia, como remedio o como pérdida: los años y las situaciones nos cambian, dicen que cambiamos, que todo es distinto y sobre todo que aprendemos. Aprender a cada paso, constantemente, en realidad somos como la literatura, la moda o cualquier tipo de arte pues, más bien copiamos y repetimos a destiempo tendencias que sólo se pseudo -transforman al igual que nuestra ropa, nuestros cuerpos y nuestras metas... Caminamos por las calles, hablamos, tomamos cerveza y esperamos la sorpresa como años atrás y como sin duda lo haremos años posteriores pero apostamos menos, damos menos y esperamos mas aunque aprendimos a mentir mejor, especialmente sobre nosotros mismos...; créemos ser diferentes pero si cabe, somos aún más imperfectos, con más miedo a compartir,con menos expectativas y menos ilusiones con la excusa de lo que es lógico, de la distancia, de la economía, del trabajo o de los años. Perdemos la magia o la analizamos hasta el punto de ver qué todo está preparado, mecánicamente anticipado porque somos frágiles. No es de extrañar que lo bonito se transforme en desconcertante. 


jueves, 22 de agosto de 2013

Imaginada



En media noche, sólo en media noche se puede llegar a la última página. No creo que sea una novela que comenten los puretas; tal vez sea una de esas novelas de las que no se habla mucho y que mucha más gente de la que lo confiesa ya la ha leído. También hubiera preferido no encontrar el poema de Oliverio Girondo haciendo referencia a la película El lado oscuro del corazón pero eso sólo me afecta a mi, así como todos los recuerdos o fantasmas que cada uno trae a la memoria mientras lee. A mí al menos me ha servido...y me ha entretenido durante media noche logrando ignorar el calor o el insomnio...Mi conclusión es que el culpable y la cura de todo no deja de ser el tiempo y que nadie es tan ajeno a las mismas cosas como cree.






martes, 20 de agosto de 2013

Si la gota es el mar



 Algunas bases no resisten...otras veces, aún habiendo puentes -capaces de moverse -hay quién decide no cruzar y observar como todo lo demás si se mueve desde la distancia...
No existen mares, ni lluvia, ni corrientes para quién ya ha decidido no mojarse...





viernes, 2 de agosto de 2013

Corte

Se cortó por tercera vez en el mismo dedo, justo en la misma herida.
La sangre brotó como en cada una de las veces anteriores, 
-del mismo color, al mismo ritmo-; 
el dolor, sin embargo, ya no fue el mismo.


Espacio

"Dejemos las sombras y sigamos al viento..."



Puertos

"El mar está tranquilo. El muchacho tiene resaca. Bebió y volvió tarde a casa, con la esperanza de que la noche hubiera limpiado todo lo del día anterior, como hace el hígado con el licor barato. 
Mojó las manos en el mar y humedeció los párpados, apretándolos con la yema de los dedos. Al abrir los ojos, tuvo la sensación de que habían pasado los años. El mar se había oscurecido con el color turbio de un vino peleón. Miró al cielo. No había nubes. Pero fue aquel silencio contraído lo que lo alertó". 
¿QUÉ ME QUIERES, AMOR?
Manuel Rivas

No señora, la luna no habla. Ni los astros serán capaces de decirte cómo te irá mañana cuando cojas el coche y no vuelvas hasta las nueve a casa. No son las vecinas las que te contarán lo que sucedió, ni tu reloj irá marcándote el ritmo aunque funcione a la perfección y lo coloques en su sitio cada mañana y cada anochecer. No será tu perro quién te alerte de los ladrones ni de los amigos que llaman de continuo al timbre rompiendo la rutina de tu familia. No será el sol el que te queme los ojos, ni la pantalla del ordenador. Tampoco contarás con la inestimable ayuda del ayuntamiento para ponerte las multas por desorden u orden público mejor dicho. No serán las cadenas de los penitentes las que escuches el martes santo, ni las que pesen en la cuesta, en la bajada en la espera. No señora, los órganos no hablan. El cerebro no controla, el corazón no siente. Las manos no agarran y tampoco la lengua sabe más que de comida. No señora, la playa no calma, ni el agua quita la sed pero los oídos...Los oídos ya saben demasiado.