viernes, 2 de agosto de 2013

Corte

Se cortó por tercera vez en el mismo dedo, justo en la misma herida.
La sangre brotó como en cada una de las veces anteriores, 
-del mismo color, al mismo ritmo-; 
el dolor, sin embargo, ya no fue el mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario