martes, 5 de noviembre de 2013

De la decepción a los puentes

Me preguntó directamente sobre lo que yo esperaba...¿Qué esperas?-dijo-. como pocas veces, no pronuncié palabra: quién sabe si por miedo, o si por la certeza de estar matando algo que casi ni había comenzado a nacer.Y también me preguntó ¿a qué esperaba?, al parecer estaba preocupado por las palabras que sabía podría masticar y no acababan de pasar por mi garganta. Admito que entonces, -y a veces tampoco ahora-, no era consciente de dar demasiado, sólo sentía frío, un abrazo horroroso en el corazón con un golpe seco en el pecho que me producía arcadas y una fuerte tos; un golpe que como un disparo de aire comprimido, -y con sangre- había impactado en aquel calor que creía haber sentido brotar de nuevo. 
¿Qué esperas?-dijo...Nunca espero...creí decirle, sentí decirle, creí confesarme pero no estaba segura de que valiese la pena. No estaba segura de haber consentido el juego de esa espera sin saber a qué esperar. Por un momento, revisé la punta de mis zapatos, miré el suelo y la acera que me mantenía. Observé el gris de las baldosas, el marrón de los sucios muros con chorretones, basura y chicles pegados que permanecían enfrente, y me di cuenta de que mis dedos o mis ilusiones eran los únicos que realmente se habían desplazado cambiando de plano, escapándose también a mi última norma de agarrar lo mio hasta no asegurarme de que lo que daba era valorado. 
¿Qué espero? dije entonces en voz alta...yo pensaba que en aquellos meses ya me había movido, que ya había cambiado el terreno, las costumbres, las palabras, las intenciones..pero agradecer sin esperar en aquella ocasión me convertía en pedigüeña y jamás fue lo mio...sentía que me había movido cerca de su perímetro...ahora se que al hacerlo debí quedarme inmóvil, junto con el impacto en el pecho y el malestar general. Triste en una estación de autobús con el vacío de una extraña soledad acompañada o de una compañía incapaz de darse por sí misma...
¿Qué esperaba?-dijo...no llegué a llorar...o si lo hice...la cuestión es que nunca me vio moverme...




No hay comentarios:

Publicar un comentario