sábado, 9 de noviembre de 2013

Para cualquiera que vaya vestido de mármol


El milagro que todos esperamos

espera que el Partenón se derrumbe
y la casa de los cumpleaños ya no sea una casa 
y los padres no estén envenenados de renombre.
Las medallas y los archivos de abusos
no pueden ayudarnos en nuestra peregrinación hacia la pasión,
pero como látigos que ciertos perversos no utilizan jamás,
compelen a nuestra carne a una confianza paralizada.
             Veo un huérfano, sin ley y sereno,
en pie en una esquina del cielo,
un cuerpo parecido a los cuerpos que han sido,
pero sin la cicatriz de un nombre en su ojo.
Criado cerca de los hornos, está quemado por dentro.
La luz, el viento, el frío. la oscuridad -le utilizan como a una novia.

Leonard Cohen



No hay comentarios:

Publicar un comentario