domingo, 1 de diciembre de 2013

Entre paréntesis, el tiempo


" Poor Willie- running out- ah well- can't be helped- just  one of those old things- another of those old things- just can't be cured- cannot be cured- ah yes-poor dear Willie- good Lord!- good Lord!- ah well- no worse- no better, no worse- no change- no pain- hardly any- great thing that- nothing like it-pure...what? - what?- ay yes- poor Willie- no zest- for anything- no interest- in life- poor dear Willie- sleep for ever- marvellous gift- in my opinion- always said so- wish I had it" 
― Samuel BeckettHappy Days


Durante varios años entre de distintas formas en aquella habitación. Nunca entré por voluntad pero entré. Memoricé las paredes del mismo color, las plantas con el mismo mármol en el suelo y los colores de las batas. El pasillo, o los dos pasillos, siempre distribuidos de la misma forma y todas aquellas mesitas con ruedas, almohadas y bandejas desparramadas bajo los números repletas de gasas, esponjas y alguna que otra carta recibida, todas desordenadas siempre en el mismo orden. Aprendí pronto de las máquinas de café y a saltarme los horarios de visita y por suerte, a empujar aquellos cacharros hasta que me devolvían mi dinero. En aquellas entradas y salidas, querer estar y no saber estar, supe de distintos tipos de cura, de distintos nombres para la enfermedad, de distintas medicinas y tratamientos que no siempre terminaría, aprendí a observar y a detectar la inexperiencia, la pena, la ira, el miedo, también el mío -esto era fácil y más fácil aún disfrazarlo-. La experiencia es un grado, dicen. Cuando por fin se cancelaron las citas y se distribuyeron durante años las revisiones, entendí que durante aquellos varios años nunca quise realmente curarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario