miércoles, 6 de mayo de 2015

A las cuatro y sin poder respetar la ortografia

Eran momentos- decian, y las horas se encogen. Miran el mismo video durante la tarde,  un video de pocos minutos de duracion sin mucho guion y pocas letras bien articuladas: se entrecortan. No hay ganas-, o eso escucho decir, amontonando tareas mientras algunos se sientan y casi todos corren sin dialogar. He recopilado unos cuantos minutos de esa grabacion permanente -es bueno revisitarla- que ya no gira, sino que se guarda en un disco duro: le falta algo, no se hasta que punto pueden ser kilos o sobrarle grises. Me pregunto quien lleva razon y si son ellos, entonces, me temo alguien deberia darle al pause. De momento, hay pocas palabras bien articuladas, menos cafe y menos tabaco, ya no hay cineclub ni antes ni despues y alguien quemo toda la literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario