domingo, 21 de junio de 2015

Relatos cortos

'But at that moment, in the laundromat, I realized that this simply was not true. I realized -what had I been thinking before?- that my life was a small change thing for the most part, chaotic, and without much light showing through. At that moment I felt- I knew- that the life I was in was vastly different from the lives of the writers I most admired." R. Carver.

Hace tiempo que pienso exactamente lo mismo que hoy he podido leer en las notas de R. Carver sobre sus influencias y sus comienzos. Hay muchos tipos de escritores y aquellos que piensan o pensaron que lo que forja a un escritor son las experiencias antes de los veinte, una de dos: o esos escritores son o fueron unos  pijos de cuidado o murieron a los veinte. No pienso que haya que vivirlo todo antes de los veinte, porque entre otras cosas ni siquiera es posible. Además, ¿qué es todo? Las influencias de cada escritor, por otro lado, dependen en mi opinión de las distintas maneras de mirar las cosas. Ni todos los escritores tienen o tendrán la misma forma de vivir la misma experiencia, ni comprenderan dos experiencias de la misma forma. Carver deja muy Claro que para los que tienen que mantener a una familia, pluriempleados o no, con salarios de mierda y con los mismos sueños que cualquier otro niño de papa escritor adinerado, las experiencias por narices no van a ser las mismas, ni las prioridades, ni el tipo de historias ni mucho menos el tiempo destinado a crear esas historias. Incluso sin familia, pero con cargas económicas, las cosas se complican...y hay a día de hoy muchos genios limpiando mesas o trabajando donde se puede sin poderle dedicar tiempo a su genialidad porque muchas cosas, desde su nacimiento y su entorno, así no se lo han permitido. 

Según he continuado leyendo también, sobre las influencias, todos reflejamos algo o arrastramos algo de los autores a los que mas acudimos, pero no necesariamente significa que lo que se haga o se escriba sea hecho para buscar toques y lugares comunes de ellos, eso no es algo a lo que llamar nueva creación, y resulta cansino ver como los críticos califican las cosas por comparación e influencias...haber leído mucho a otros que nos gusten mucho, no significa que vayamos a narrar o describir como ellos, o bien porque no podemos aun, o porque no queremos, o porque simplemente, cada uno de nosotros esta inevitablemente abocado a mezclar y ser un batiburrillo de todo.

Como alguna vez leí, y creo que así debe ser, uno debe escribir porque le apetece, y lo que le apetece y no necesariamente con el objetivo de ser leído porque, bajo este patrón, mucha de la magia, o del escritor en si, se pierde. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario