miércoles, 24 de junio de 2015

San Juan

Aun no son las doce y como especie de revelación se acerca a mi la no magia de la noche. La falta de la esencia. Falta poner un cartel reclamando sorpresas, compañía...pero esta oscuro y alguien duerme mientras tu esperas; no gritas porque tienes miedo de que todo se esfume o, ¿es que quizás ya hace tiempo que se fue?...porque una parte de ti siente que no lo sienten, que no es seguro aceptar barco y navegar sin tener también a cambio una suave brisa que refresque. No gritas -y no explicas mas- porque el siguiente paso es estudiar anatomía de las palabras y escribes. Escribes porque esperas que alguien aparezca y se de cuenta. Escribes...escribes porque así también se quema el tiempo y toca saltarlo siete veces y lavarnos la cara unas cuantas mas...Llega el jefe de la bombona de aburrimiento. Mas tarde te tumbas boca arriba; aparece el mismo escalofrío que ya conoces y sabes ya, de antemano, como será la noche en la que te congeles en el recién entrado verano.

1 comentario:

  1. Correos

    Falta entregar un cartel que indicaba un próximamente que nunca llego a todos los públicos...y que espera desde aquel recién entrado verano aquella entrega pospuesta porque perdió la dirección. Hoy vuelven los cines de verano, lo recuerdos, la suave brisa de otro barco que ya ha zarpado sin ti. Pero puedes notarla y sentir que si la sienten aunque naveguen con otro rumbo. Hay también un cajón, unos carteles congelados aquel verano que no trajo sorpresas ni compañía, pero si dolor. Esperan rehusados su dirección de destino que se perdió gritando !que noche la de aquel día mas largo!...

    ResponderEliminar