domingo, 6 de agosto de 2017

O mar

“O mar está longe e parece perto, brilha, é uma espada caída do sol, que o sol há-de embainhar devagarinho, quando descer no horizonte e enfim se sumir.”
José Saramago.








miércoles, 2 de agosto de 2017

Cae

Sobre el toldo de verano la escucho, una y otra vez, cae. En esa hora en que no duermen los murciélagos y sueñan solo los perros con suerte. Ni murciélago ni mosquito hay quien la pare. Ya lejos vuelo cuál pájaro a resguardarme. Te echa de menos, a ti que nuca la ves, a ti que ni siquiera sabes que es parte de un ideal romántico deslizandose como la arena de un reloj moribundo.

Competir

Lo creas o no ya lo entendí. Lo creas o no, alguna vez fuimos de esa clase de seres que se adoran y se contemplan antes de empezar a competir o al menos, yo lo fui; y así, sin embargo, aún existimos, como si de la belleza de la noche y el día se tratase, incapaces siquiera de analizar la verdad y la mentira en nuestro rival.

La ola

Y estas sentada frente al mar y todo está claro: tu piel, el cielo, el agua y dejas venir la ola. También está claro lo que va a pasar y aún así vas a dejar que te golpe sin darte la vuelta, claramente de frente. Sufrir el golpe húmedo, nadar lo inevitable y después, volver a hacer pie.