miércoles, 2 de agosto de 2017

Cae

Sobre el toldo de verano la escucho, una y otra vez, cae. En esa hora en que no duermen los murciélagos y sueñan solo los perros con suerte. Ni murciélago ni mosquito hay quien la pare. Ya lejos vuelo cuál pájaro a resguardarme. Te echa de menos, a ti que nuca la ves, a ti que ni siquiera sabes que es parte de un ideal romántico deslizandose como la arena de un reloj moribundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario